domingo, 30 de octubre de 2016

Venezuela Libre



Con lágrimas bordadas a punto de cruz en mi alma, recuerdo y añoro a mi país, áquel previo a todos estos horrores que sufre mi pueblo en pleno siglo XXI, producidos por terribles personajes, ante los que palidecen los típicos de las fiestas de Halloween.

miércoles, 15 de junio de 2016

Aniela Buda por Olga Fuchs (Primer y último capítulo)






Título original: ANIELA BUDA
Copyright ©Olga Fuchs



Reservados todos los derechos. Queda rigorosamente prohibida la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático, la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamos públicos, sin la autorización escrita del “Copyright”, y según las sanciones establecidas en las leyes.

















“Arroyos irracionales de sangre manchan la tierra…”.
William Butler Yeats.












A los polacos que han padecido tanto
A los alemanes que han padecido tanto

A Egon Daron Buda
A Annita Ferrareis de Daron
A la familia Daron Buda
A la familia Daron Ferrareis e hijos
A mi familia

A los venezolanos que no imaginaron que iban a padecer tanto
A las nuevas generaciones, para que impidan nuevos Holocaustos


Y a  todo aquel que defienda la vida y la civilización occidental.








PRIMER  CAPÍTULO
La Decisión.

Observo a mis nietos jugar en el luminoso jardín y me enternece esa imagen. Sé que pronto moriré y que debo poner por escrito el relato de mi peregrinación, y la narración del día en que los comunistas me despojaron de todos mis bienes, de mis alegrías, de mi amor, de mi Polska.
He postergado la escritura de esas memorias, pero debo hacerlo, por ellos y por mis hijos. Mi vida no habrá de terminar en un silencio de miedo. Ya me he curado del temor, hasta del temor a morir. Ya espero la muerte con tranquilidad, aunque el tiempo no me ha perdonado y me atiza una edad avanzada con fatigas dolorosas, debo sobreponerme en este capítulo final, pues los niños habrán de saber que la vida me ha agasajado y me ha obsequiado dádivas maravillosas, pero también me ha castigado con severidad.
Así, he llegado a sentir la muerte como una  liberación, a los combates e intrigas en los que nos sumerge la vida. Es posible, sí.
Mi lucha ha sido fuerte y no sé porqué me vi obligada a  librarla. Sólo sé que no pude evitarla y que por mis amores debí afrontarla.
Frente a la trenza de recuerdos alegres y tristes, hice todo lo posible por escapar de los horrores, aunque el enemigo me alcanzara, repetidas veces. Ahora sé que en ese entretejido estamos amarrados a nuestros enemigos y que ellos tampoco pueden escapar de nosotros.
A menos que en nuestro camino nos acompañe la poesía.




 

ÚLTIMO  CAPÍTULO

Anioł niezrównane piękno.


En el pasillo hacia la habitación de mamá encontré a Lourdes, la enfermera que la cuidaba durante la noche, y que se disponía a hacer el cambio de turno con Esther, quien la atendía por las mañanas. Nos saludamos y me dio el reporte de atención médica. Asentí sin decir palabras y la señora se despidió con cortesía. Abrí la puerta con cuidado y entré a la habitación muy temprano en la mañana; era el tres de junio de mil novecientos setenta y siete.
Mamá estaba de pie, veía a través del cristal del ventanal el jardín húmedo por el rocío. Apoyaba su mano derecha en una esquina del pequeño escritorio que Anna había dispuesto para ella a principios de año. Parecía esperar algo o a alguien. Toqué la puerta con los nudillos para no sobresaltarla y advertirle de mi presencia. Volteó hacia mí y me saludó:
—Hola Egon. Es un hermoso y tranquilo amanecer. ¿Ya tomaste café?
—Hola mamá. No he tomado café todavía, quise saludarte antes. Pero ya le pedí a Coromoto que lo trajera junto a unos scons salados, bizcochuelos y mermelada de durazno. ¡El desayuno favorito de su señoría!
— ¡Oh Egon! Me mimas demasiado.
—No lo considero así. Tú has hecho por mí y por todos tus hijos tales esfuerzos que este desayuno o mil quinientos millones de desayunos, serían poco para compensar tanto esmero de madre. Y ¿Por qué estás levantada? ¿Qué miras por la ventana? ¿No te sentías muy cansada ayer por la tarde?
—Sí, efectivamente, me sentí muy cansada y hoy también me siento agotada. Pero, quise incorporarme, siento una prisa que antagoniza con mi viejo cuerpo y también tengo cierto apremio por decirte algo y he estado ordenando mis pensamientos. De hecho, he estado escribiendo desde meses atrás.
En ese momento, entró Coromoto con el desayuno para mamá, la cafetera, la cremera, la azucarera y dos tazas de porcelana. Colocó todo sobre la mesa de madera cubierta con un mantel de encajes y dispuso el servicio.
—Muchas gracias, tú eres muy amable Coromoto —. Comentó mamá.
—Es una alegría servirle doña Aniela. Disfrute su desayuno. Y usted señor Egon ¿Desea alguna otra cosa?
—No, muchas gracias, sólo tomaré el café, luego iré con Anna y los niños; están dormidos todavía porque anoche estuvieron hasta muy tarde con el tío Witold.
—Muy bien, estoy a sus órdenes —. Y salió de la habitación.
—Mamá, y ¿Qué me quieres decir?
—Debo entregarte una carta muy vieja, aunque no tan vieja como yo —. Bromeó y su rostro se iluminó con una sonrisa cómplice y continuó ─. Un escrito, unos cuantos documentos, fotografías y, sobretodo, recuerdos —. La ayudé a sentarse a la mesa y ella se movió con lentitud. Comencé a sentirme curioso y más curioso todavía por la gran coincidencia entre estas palabras de mamá y la reciente aparición de Krzystof en nuestras vidas.
Ella comenzó a comer y no quise interrumpirla. Alcé la mirada hasta la cómoda y noté que había nuevas fotografías sobre ese mueble, apoyadas en las numerosas botellas de perfumes. Desde allí me miraban muchos rostros desconocidos, pero  comprendí que tenían mucho que ver conmigo y nuestra familia. Algunos eran rostros juveniles, otros severos y distantes, como la de una dama que vestía una blusa oscura con un camafeo ajustado a su cuello y quien miraba fijamente a la cámara con una actitud desafiante como si dijera: “Yo soy invencible”.
Mamá siguió mis ojos y me dijo: —Esas son fotos que no habías visto. Las he tenido guardadas durante muchos años y las coloqué allí anteayer. Se han preservado a través del tiempo. Han resistido gases mortíferos, lluvia, sol, miedo, lodo y hasta salitre. Se han aferrado a estar presentes, viajan del pasado al presente con cada mirada que les otorgamos. No aceptan el olvido. Sí, ya me imagino que tienes muchas preguntas: ¿Quiénes son? ¿En qué lugar tomaron esas fotos? Todas esas preguntas las respondí por escrito; pero antes de continuar, tomemos más café —.
Guardamos silencio y con tranquilidad apreciamos la bebida caliente y aromática. Un placer matutino. Una costumbre que adquirí en el trópico, así como degustar chocolate. Dos delicias que conocí al llegar a Venezuela.
—Un bolso pequeño de cuero curtido me ha acompañado desde mil novecientos treinta y nueve. Muy ajustado a mi cuerpo y debajo de mis ropas en las terribles travesías de escape a través de muchos caminos peligrosos. Me ha servido para guardar la carta, los documentos y las fotografías que te mencioné ─. Interrumpió el silencio con aquella declaración —. Un bolso que se convirtió en una segunda piel; una piel protectora de recuerdos, de derechos sobre propiedades, de gritos ahogados por miedo. Un bolso que he decidido abrir para mostrar su contenido. Hijo mío, durante muchos años he mantenido silencio, un férreo silencio acerca de los años que vivimos en Europa, durante la época de guerra. ¡Ah caramba! ¡La época de la guerra! En medio de una guerra se conoce quién es quién —. Continué escuchándola sin intención de interrumpirle ─. Existen personas que aprenden, erróneamente, que sólo pueden confiar en el sufrimiento, en la pobreza y otros creen que se lo merecen todo, por encima de todos. Y en medio de la guerra salen a flote todos los “verdaderos yo”. Y puedes sorprenderte con los cambios que sufren las personas, a veces insospechados. A quien creías fiel, es capaz de canjear tu vida por una taza de harina. A quien creías valiente y resuelto, lo ves llorar y temblar antes que los niños. A quien creías incapaz de matar, lo ves asesinar sin necesidad de hacerlo. O presencias violaciones a jovencitas, incluso ya estando muertas. Esas vivencias e imágenes tan terribles se tornan rutinarias en medio de la guerra. Es espantoso cómo las personas se acostumbran a ese trastrocamiento de los roles, de las normas, y esa aceptación de la pobreza extrema, del sufrir sin límites. Nunca creí ser testigo de la prepotencia que otorga un fusil para disponer de las vidas y actuar abusivamente, escudándose en un simple “seguir órdenes”. He sentido una inmensa desesperación y profundas angustias para protegerte y para proteger a tus hermanos. Ha sido mi deber de madre y lo he cumplido. Sin embargo, en algún momento estamos obligados a abandonar al mundo. Debemos partir —. Tomó aire, guardó silencio por un momento y exploró en su memoria —. Tengo nostalgia de Kamin. De la Kamin en la que formé a mi familia, en la que construí tantos sueños junto a tu padre y junto a mis padres. Recorro con mi mente todos los lagos y los ríos en los que me sumergí y jugué con mis hermanos. Tantas alegrías e ilusiones que compartíamos. No imaginábamos que todo ese mundo tan apacible y armonioso, iba a ser destrozado por completo. La guerra es un infierno incomprensible. Sólo puedo entenderla como un lazo invisible que nos une a nuestros enemigos y el que impide escape alguno, de ellos o de nosotros.
Mamá se reclinó en la silla y respiró profundamente. Cerró los ojos. —Llévame hacia la cama —. Me pidió —. Estoy desvaneciéndome —. De inmediato y con mucho cuidado la conduje a su cama. Le acomodé los almohadones alrededor de la cabeza y la cubrí con las mantas más gruesas, pues la sentí muy fría.
—Descansa mamá, te traeré un vaso con agua y algo de azúcar. ¿Te apetece?
—Sí, pero antes debo darte el bolso, Busca en la segunda gaveta de la cómoda, debajo de los mantelitos de lino. Ahí está, y dentro, está mi legado.
Caminé hasta la cómoda y encontré el bolso. Lo abrí y  le dije:
—Muy bien mamá. Veo que se trata de algo muy importante para toda la familia. De momento lo dejaré guardado en ese mismo lugar. Regresé hacia ella, le tomé las frías manos y la besé en la mejilla. Sonrió y bromeó: ─ Busca el vaso con agua, o quizás sea mejor, un vaso con Whiskey, agua y hielo—.
Natychmiast piękne matki (De inmediato bella madre).
Bajé a la cocina. Anna, los niños y Witold ya estaban allí dispuestos a desayunar.
—Buenos días a todos —. Saludé y abracé fuertemente uno a uno y con mucho afecto. Quise contener en ese abrazo un llanto pronunciado. Sentía mucho dolor por la inminente partida de mi madre. Quizás con ese abrazo pretendí sostener a la familia unida, a la familia en tiempo presente para siempre e impedir que cualquier horror, como lo era la guerra, nos tocara de nuevo. Anna se percató de mi sentir y me preguntó sobre mamá.
—Está un poco cansada, pero bien. Ha tomado su desayuno sentada a la mesa y luego se recostó de nuevo en la cama —. No añadí más para no alterar a los niños y mostré una sonrisa quieta —. Coromoto ¿Me trae café? Ah, y leche, por favor.
—Por supuesto señor Egon —.
—Muchas gracias Coromoto, y en cuanto pueda acompañe a mamá hasta que Esther llegue, por favor —.
—De inmediato, no se preocupe, y ella no debe tardar en venir.
—Eduardo llamó hace poco y dijo que está por llegar y el chofer también llamó. Ya está en camino junto a Eugenia, cree que después de mediodía estarán aquí —. Comentó Anna —. Debo llevar a los niños al colegio y luego regresaré a casa —. La señora Esther, la enfermera del turno de día, vendrá en media hora.
—Muy bien Anna, a tu regreso iré a la oficina y en la tarde nos reuniremos todos de nuevo. No vendré para el almuerzo. Anna no respondió, sólo asentó comprendiéndome. Ella tiene ese sentido del tacto con el que se intuye cuáles son las aristas íntimas del alma a las que es mejor no acercarse, por amor y por respeto.  Dice que todos tenemos secretos y que es justo respetarlos.
Anna es mi compañera perfecta. Junto a ella renazco. Es una mujer vital y precisa que se centra en lo fundamental en la vida, con la misma intensidad con que enfrenta los detalles del diario acontecer. Gestiona desde el detalle más pequeño hasta el más importante de nuestro hogar y de nuestras empresas. Anna es fantástica.
Dirán que la veo con ojos de enamorado, y es cierto. El estar enamorados es algo subjetivo, pero de forma objetiva, también amo a mi Anna. Es maravillosa. Junto a ella todo el lado oscuro de las personas es superado,todo es posible, no existe empresa imposible. Es sorprendente, se desempeña con soltura en la preparación de exquisitos platillos, pasando por la atención a los hijos, coordinación de nuestras empresas, organización de bodas y fiestas fastuosas hasta la construcción de iglesias. Doy gracias a Dios por haber encontrado a Anna, mi compañera y socia de vida. Me ha dado comprensión y la mayor de las alegrías: nuestros hijos Erik, Fabio y Daniela. Anna es de una materia resistente y suave a la vez. Es tenaz y comprensiva. Ah, no se rían, no soy sólo un enamorado más. Ella es ciertamente magnífica.
—Anna Giovanna —. Dije en voz alta sin percatarme de lo que hacía.
— ¿Cómo? ─. Preguntó Witold.
— ¡Ah sí! —. Desperté de mi ensoñación. Estaba pensando en Anna y continué:
— ¿Sabes que ya ha sido concluida la construcción de la Iglesia de Santa Ana de La Lagunita? Ha sido una obra dirigida por ella y ha logrado íntegramente la recolección de los fondos necesarios para concretar el proyecto. Es un edificio religioso perteneciente a la iglesia católica romana localizado en este sector de La Lagunita, del llamado Municipio El Hatillo. Forma parte de la ruta de algunos fieles católicos de la ciudad de Caracas, que la utilizan en la peregrinación conocida como Ruta de los Siete Templos. Se ha convertido en una iglesia popular entre las parejas para celebrar matrimonios o compromisos debido a la vistosidad de su arquitectura y el entorno verde del sector. La ceremonia de consagración por parte del Obispado se realizó el mes de febrero pasado. Fue una lástima que no hayas podido asistir.
—Así es, pero fue una estupenda noticia. Esta es una zona del sureste de la ciudad de Caracas ¿No es así? —. Preguntó Witold de forma distraída.
—Sí, efectivamente—. Respondí y en ese momento se presentó Esther, la enfermera.
—Buenos días. Ya me dispongo a asumir la guardia diurna señor Egon. Buenos días señor Witold. ¿Cómo se encuentran?
Ambos hermanos guardamos silencio. Sólo respondimos con un gesto cordial y respetuoso. La mujer entendió y se dispuso a ir a la habitación de mamá.
—Yo estaré aquí atento a la llegada de Eduardo y Eugenia, acompañaré a mamá todo el día. Subiré a su habitación . Añadió Witold.
Miré a mi hermano con agradecimiento y nos despedimos. Me recliné lentamente sobre la silla. Miré hacia la fuente del jardín a través de la ventana, y vi el movimiento repetitivo del agua; ese ir y venir me pareció un remedo de la rueda del tiempo. Sí, porque el tiempo se asemeja a una gigantesca e interminable noria, y de la que no podemos escapar, así como pareciera que no podemos escapar de nuestros enemigos, como decía mamá con cierta frecuencia.
Con un respiro hondo, me encaminé a atender los asuntos de trabajo. Hice llamadas, respondí notas de correspondencia, revisé presupuestos y el movimiento de facturación del mes. Cumplí con mis deberes de forma automática.
Mi mente flotaba más allá de mí, alrededor de dudas existenciales: La razón de la vida, la razón de la muerte… ¡Cuánto me gustaría poder llevar aquello a una fórmula matemática simple! Al lenguaje en el que me desenvuelvo con mayor soltura: El lenguaje numérico.
En medio de esas reflexiones me llamaron por teléfono para anunciarme que mis hermanos Eduardo y Eugenia ya se encontraban en casa. Me apresuré a organizar mi agenda y mis papeles, di las instrucciones para el resto de la semana, y llamé a Anna para avisarle de mi regreso a casa.
Mis sentimientos eran una mezcla de alegría y tristeza. Alegría por tener a la familia reunida en torno a mamá, y de tristeza, por ser aquella, una reunión de despedida.
Ya atardecía y en la casa todo estaba en perfecto orden. Las cortinas, los muebles, las flores, los cuadros y las alfombras fluían en armonía de colores. La vajilla y la cristalería habían sido dispuestas sobre la mesa del comedor a la espera de la hora de la cena. Me dirigí hacia la terraza donde me esperaban Anna y mis hermanos, que ya habían visto a mamá. Conversamos cordialmente. Expresamos el gran cariño que nos une y Eduardo le preguntó a Eugenia sobre el convento. Ella le respondió: ─ Allá el tiempo nos ignora. Flotamos de las oraciones de la madrugada, que llamamos maitines hasta el crepúsculo sin sobresaltos ni apetencias. La hiedra que escala los muros penetra nuestras conciencias y puedes sentir el moho del tedio en tu cerebro ─. Respiró profundamente y continuó ─. Pero el recuerdo de mis seres queridos me mantiene, la fe en Dios y La Virgen me sostiene. Hemos de emerger a otra vida con alegría y entereza.
—Te quiero mucho Eugenia —. Dijo Witold.
En medio de ese fraternal intercambio mi atención se desvió hacia la brisa que agitaba los bambús del jardín, las risas de los niños, el verdor de los árboles de mango, los parloteos de las guacamayas y los lejanos ladridos de los perros del vecino.
Creo que comprendimos que el tiempo particular que había hilado nuestras vidas distanciaba sus puntadas y el hilo que nos unía a mamá estaba por romperse. Sentí una gran impotencia, pero no lo expresé. ¿Para qué hacerlo? ¿Para qué llorar?
Pasamos al comedor y cenamos casi en silencio. Miré los ojos grises de Eugenia. No teníamos nada más que decir.
En ese momento, escuché que Anna recibía al sacerdote. Los saludos llenos de cordialidad y cortesía no cubrían del todo la pesadumbre que significaba aquella visita. Necesaria sí, pero determinante. Salí al recibidor y di la bienvenida al clérigo, quien fue conducido por Anna y Eugenia a los altos de la casa, hacia la habitación de mamá.
Me quedé junto a Eduardo y Witold, los niños continuaban distraídos con sus juegos. Aún no caía la noche por completo.
Mis pensamientos me arrastraron hacia lo más hondo de un silencio de despedidas y de recapacitaciones.
Vivimos, construimos, destruimos nuestras vidas, las rehacemos, reemprendemos proyectos para comprender que hagamos lo que hagamos va a haber un final. Podemos contemplar todo lo que hemos hecho como un gran tapiz, lleno de principio a fin de casualidades, de aciertos y de equivocaciones, de riesgos asumidos y de cobardías; pero creo que sólo de lo que estemos orgullosos debería estar lleno nuestro propio y particular tapiz.
Así construyó Aniela Buda, mi querida madre, su tapiz. Lo decoró con lo que la hacía sentir orgullosa, como lo hacen las almas valerosas y auténticas.
Eugenia bajó a buscarnos: —Ya es la hora —. La seguimos escaleras arriba. Dentro de la habitación rodeamos la cama de nuestra madre y ella nos miró uno a uno. Nos pidió que nos acercáramos más para besarnos en la frente. Cada beso más débil que el anterior, pero fueron los cuatro besos más dulces y tiernos que pudo haber en ese incipiente amanecer.
Al incorporarnos la enfermera limpió la frente de mamá y le acomodó las frazadas. Eugenia acercó una silla a la cama y le tomó las manos. Me retiré hacia la puerta y dirigí mi mirada hacia la cómoda. Ya habría tiempo para los escritos allí guardados.
Eduardo pronunció unas palabras: — Anioł niezrównane piękno—.  (Ángel de belleza inigualable). Ella sonrió y cerró los ojos para siempre.
Miré el pequeño calendario que estaba sobre el escritorio. Era el cuatro de junio de mil novecientos setenta y siete.




sábado, 11 de junio de 2016

Cervantes, cautivo de sí.





La cantidad de escritos sobre Miguel de Cervantes es inmensa y de gran calidad. ¿Qué puedo yo añadir? No resulta sencillo. Sin embargo, habré de intentarlo y habré de reflexionar sobre él y su obra, aunque sea de un modo muy sumario.
Como punto de partida reseñaré las circunstancias en las que nacieron los relatos cervantinos.
Miguel de Cervantes y Saavedra nació en Alcalá de Henares, el día 29 de septiembre de 1547. Se desempeñó como soldado, novelista, poeta y dramaturgo.
En la época en que vivió Cervantes, Felipe III fue coronado tras la muerte de su padre Felipe II en 1598 y es importante este aspecto para enfocar la realidad que le tocó vivir a nuestro homenajeado, pues el hecho referente a la voluntad del monarca en cuanto a establecer acuerdos de paz con los reinos vecinos proporcionó a España un período de paz, posiblemente favoreció al inicio de la Edad de Oro, cuna del Quijote. Aquellos años de tranquilidad han sido conocidos como Pax Hispanica y es el período en que el Imperio Español comenzó a ostentar la supremacía mundial, apoyada y aumentada gracias a la eficacia de sus ejércitos, los terribles tercios y las inmensas riquezas que llegaban de las colonias en América.
En medio de estas circunstancias, sale a la luz un texto asombroso, el “Lazarillo de Tormes”, de autor desconocido, y que marca la aparición de un nuevo género literario en el que imperan el naturalismo y la sátira social. El “Lazarillo de Tormes” abre una compuerta a la corriente literaria de notables obras maestras y sin cuya mirada centrada en el naturalismo no se comprendería a Cervantes o a Quevedo. La picaresca planteaba buscar en la realidad diaria sus lineamientos como modelo narrativo y esta es la razón por la cual la universalizaron, situándola al margen del tiempo en concreto en que apareció.
Por otra parte, toda la riqueza del Imperio Español se capitalizaba en La Corte, y los jóvenes talentos que encendieron las luces del Siglo de Oro, lo hicieron bajo la tutela de algunos miembros del séquito del rey. El destino profesional de ellos no era muy variado, debían optar por la carrera eclesiástica, las armas o el funcionariado. En su mayoría eran personas cultas y universitarias, como Góngora, Ruiz de Alarcón, Mateo Alemán y Calderón que asistieron a la Universidad de Salamanca. Para los que se decidían por la escritura, la forma más fácil de asegurarse apoyo económico era acercarse a la nobleza y logar el mecenazgo de algún cortesano; esto requería inversión de tiempo, adulación y “servicios especiales” como los que proporcionaba Lope de Vega, no precisamente de forma discreta, al duque de Sessa, como alcahuete aprovechando sus conexiones con el teatro y en concreto con las actrices. Lope expresaba con soltura esta situación: “Ingenio sin favor, aunque hable, es mudo”. En otras palabras, crearse un perfil adecuado ante cada mecenazgo en la mira, y esto por supuesto abona la mitomanía, a la que muchos de aquel entonces, se inmolan con gusto.
En lo particular, después de superar su cautiverio en Argel, estancia que marcará la naturaleza de su mirada y de su obra, Cervantes se puso al amparo del duque de Béjar, a quien le dedicó la primera parte del Quijote, y luego alcanzó el apoyo del primer ministro de Felipe III, Francisco de Sandoval y Rojas, duque de Lerma, quien gozaba de la total confianza del rey, también absorbió algunas responsabilidades administrativas del reino, por las cuales tuvo algunos otros problemillas y cayó de nuevo en prisión.
Y a partir de allí, para ganar indulgencias o apoyos, y ahí va mi conjetura: construye un confinamiento a su ser como persona, lo que sabemos de él es porque así lo quiso, se coloca detrás de su obra para, justamente, posicionarse como paradigma del hombre actual.
De esa forma, todos los datos biográficos que conocemos figuran en sus obras o sus papeles, los escribe para pedir algo, de modo que idealiza sus méritos y tiene a ocultar sus defectos. Pero si hubiera sabido lo portentoso de su obra, es posible que no lo hubiera hecho ¿O de todas formas sí? No lo sé, pero lo que sí sabemos es que Cervantes continua adelante con el dibujo de sí mismo y juega con la realidad y la ficción en el nuevo relato de las aventuras de don Quijote y Sancho Panza: ambos personajes saben tanto de la existencia de la primera parte como de la continuación apócrifa, y hasta hablan de lo que los lectores piensan del primero, que es “loco, pero gracioso”, o “valiente, pero desgraciado”, o “cortés, pero impertinente”; y algunos de los que se cruzan con ellos los reconocen por haber leído el libro de sus correrías originales. Y lo destacable es que tanto el hidalgo como el propio Cervantes, en un estado de gracia y clarividencia, aseguran que la obra sería todo un clásico literario y que el caballero de la triste figura sería inseparable de la imagen de la comarca manchega.
Para referirme al aspecto literario he de señalar que concuerdo con la opinión de algunos escritores quienes se expresan sobre Cervantes como aquel que tuvo el coraje de destruir al mito caballeresco intocable durante mucho tiempo, y el literato que inicia la novela moderna, en la que reina la polifonía y la contraposición de diferentes visiones del mundo encarnadas por los personajes, lo que le confiere un realismo entonces sin parangón y se constituye en una extraordinaria sátira de la sociedad de aquel entonces; de ahí que acepto que Cervantes es indiscutiblemente original al superponer las cosmovisiones y los puntos de vista hasta confundirlos en complejidad con la misma realidad, recurriendo incluso a juegos meta ficcionales. Todo ello lo podemos apreciar al leer sus Novelas Ejemplares y al “Don Quijote de La Mancha”, obras en las que demuestra la amplitud de miras de su espíritu y su deseo de experimentar con las estructuras narrativas. En esa colección de novelas experimenta con la novela bizantina (La española inglesa), la novela policíaca o criminal (La fuerza de la sangre, El celoso extremeño), el diálogo lucianesco (El coloquio de los perros), la miscelánea de sentencias y donaires (El licenciado Vidriera), la novela picaresca (Rinconete y Cortadillo) y la narración constituida sobre una anagnórisis (La gitanilla).
Su obra tan elocuente y precisa, tan esclarecedora del sentir propio de los humanos, contrasta con lo velado de su propio rostro, tal como nos lo hace comprender el profesor José Manuel Lucía Megías: “¿Cuál es el verdadero retrato de Cervantes? Cada época irá construyendo el suyo… ¿Acaso no sería posible encontrar el verdadero retrato de Miguel de Cervantes en los rostros que lo han ido encarnando en el cine desde principios del siglo XX hasta nuestros días?” Asimismo, Lucía Megías nos plantea en la exposición “Cervantes, el hombre detrás del mito” de la que es el inteligente y preciso curador, a un “Cervantes persona”, un “Cervantes personaje”, y un “Cervantes mito” que se ha ido construyendo a lo largo de los siglos. Una investigación exhaustiva de las celebraciones de Cervantes como escritor y como modelo de escritores y de civilidad. Y es allí donde me asalta la idea de la intencionalidad cierta de Cervantes por edificar su propio mito. De la misma manera en que el hidalgo manchego Alonso de Quijano se arroja al camino a lomos de Rocinante convertido en Don Quijote, el caballero andante, en pos de un ideal. Todo lo cual lo celebro grandemente, pues hoy por hoy, el mundo necesita de civilidad más que nunca. 
Ahora bien, y ya para ubicar mi escrito en el presente debo considerar que los lectores del siglo XXI hemos adquirido unas costumbres muy distintas a los lectores de tiempos pasados y estamos ya habituados a asistir a los diversos modos de un relato ecléctico, donde puede fundirse el cine, el arte, la música, la fotografía, el vídeo, el Internet, los periódicos, las revistas o las páginas web en un solo día, y que aceptamos que un relato puede amalgamar todas estas experiencias como un fenómeno cotidiano. Y esas costumbres nos dotan de una plenitud ante la que ya no es importante cuál sea el retrato verídico de Cervantes, sino la potencia de su pensamiento, el que me atrevo a aseverar de nuevo, se enfocó en hacer de sí mismo un personaje, y no solo por obtener gracias y beneficios, con la adecuación de su curriculum vitae, sino por el gusto de traspasar a esa otra dimensión que es la del personaje literario.
Esta aseveración también se me presentó como muy posible al apreciar el material dela mencionada exposición “Cervantes, el hombre detrás del mito” que se ha mostrado hasta el 29 de mayo de 2016 en la Biblioteca Nacional de España, para conmemorar los 400 años de la fecha de su muerte, 22 de abril de 1616 en Madrid; una recopilación completísima de manuscritos del genio y en donde el Cervantes incluso cobró vida, y recibió a los espectadores de viva voz, gracias a la tecnología audiovisual y hasta  interpeló a los asistentes con sus sentencias de actualidad inagotable. En la muestra pude apreciar los pliegos originales y cómo Miguel de Cervantes y Saavedra dibujó letra a letra para con ellas bordar las palabras de cada manuscrito, cuales mantos que lo arroparían en el firmamento de los grandes mitos clásicos y entre los que viviría atrapado en la estrella Cervantes Q Arae, a 49,8 años luz del planeta Tierra, ya para siempre.
Sí, cuatrocientos años ha, pero Cervantes como si nada, él va a continuar sobreviviendo a los devenires narrativos y artísticos justamente por la capacidad de asimilación de sus escritos a todas estas formas de ver, a toda esta multiplicidad de miradas y porque se puede abrir a estados de conciencia un poco más allá de las convenciones del verismo o el realismo; se renueva y se actualiza este escritor en ciclos de una constante contemporaneidad, justo porque que dio los primeros pasos firmes para superar los límites entre vida y muerte, entre sueño y vigilia, entre realidad y fantasía, por todos los medios posibles.

Miguel de Cervantes, cautivo de si, por decisión propia. 



Referencias bibliográficas

Fernández de Navarrete, Martín (1.819): Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, Madrid, Real Academia Española.
Lucía M., José M., La juventud de Cervantes, una vida en construcción, EDAF, Madrid, 2016.
Iglesias, María del Carmen (2005): El mundo que vivió Cervantes, Madrid, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales.

Referencia de las imágenes

Retrato de Cervantes atribuido a Juan de Jáuregui.
Ilustración de Cervantes por Olga Fuchs.

Recursos electrónicos


miércoles, 13 de enero de 2016

La variable efectividad y la constante tragedia de las protestas de calle.



                                                                                          A la memoria de Bassil Da Costa

“El año que Racing salió campeón” es la obra dramatúrgica que obtuvo la primera mención honorífica del II Concurso Internacional de Escritura Creativa, su autor es Carlos Alfredo Müller de nacionalidad argentina y tiene como marco referencial el triunfo del Racing Club, conocido también como «Racing Club de Avellaneda» o simplemente «Racing», que es una institución deportiva de Argentina fundada el 25 de marzo de 1903 en la ciudad de Avellaneda en el gran Buenos Aires.
“El año que Racing salió campeón” (entendemos ya, del  fútbol argentino) nos mueve a la reflexión acerca de la variable efectividad y la constante tragedia de las protestas de calle.
Sucede que la acción de la obra transcurre en Buenos Aires durante la víspera de los acontecimientos conocidos como el “Argentinazo”, protesta popular que aconteció en el marco de una crisis humanitaria, de representatividad social y económica, desencadenada por la restricción a la extracción de dinero en efectivo de los bancos denominada Corralito, dispuesta por el entonces ministro de economía Domingo Cavallo. La protesta comenzó el 19 de diciembre de 2001 y causó la renuncia del presidente Fernando de la Rúa, dando paso a un vacío de poder. 
Y, fuimos testigos del transcurso de las protestas, y que muchos fueron asesinados por las fuerzas policiales y de seguridad, entre ellos menores de edad, en el marco de la represión ordenada por el gobierno para contener las manifestaciones.
 “El año que Racing salió campeón” plantea un contraste entre el hecho histórico mencionado y el acontecimiento deportivo como enunciado de la cotidianeidad. La trama se arma en base a anécdotas de hechos rutinarios pero cargados de crítica política y social, al hacer uso de la ironía y el humor como recurso de análisis de las conductas individuales y de ciertos comportamientos de clase, a través del encuentro de dos seres que recorren las calles con diferentes intereses y unidos por la necesidad mutua.
La calle es el escenario básico por el que se desplazan permanentemente los personajes principales: el Ciego quien representa a la clase media y el Desempleado quien recorre los cajeros automáticos de la ciudad tratando de recuperar sus ahorros en dólares; es un desocupado más a la deriva que aún no se ha asumido como tal y que con falsas esperanzas intenta llegar a una entrevista laboral en la que ha puesto sus expectativas.
Testigos y protagonistas de la crisis, van transitando por las veredas, cruzando calles, doblando en las esquinas imaginarias, sin escenografía, con la sola ambientación de los sonidos del tránsito y las luces de los semáforos, a veces con un predominio de luces rojas como imposibilidad de avanzar, amarillas que anuncian un  peligro inminente y con alguna que otra luz verde a manera de aliento esperanzador. En las escenas II y IV se incorpora el cajero automático, la máquina que ofrece “alivio instantáneo” ante la avalancha del salvajismo que reinará en una ciudad convulsionada por la desesperación.
Recordemos que el 4 de febrero de 2014 se iniciaron en la ciudad de San Cristóbal, Venezuela, una serie de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro y el 12 de febrero de 2014, la ciudad de Caracas se sumó a las protestas convocadas y organizadas por los movimientos estudiantiles. Entre las motivaciones alegadas por los manifestantes opositores figuran el descontento ante la vulneración de los derechos civiles, la escasez crónica de productos básicos, altos niveles de violencia delictiva, la injerencia de Cuba en la política de Venezuela, y la imposición de  estrictos controles de precios, que han ocasionado en el país la inflación más alta del mundo. Estas protestas desencadenadas en Venezuela, tan similares a la de Argentina, no causaron la renuncia del presidente Nicolás Maduro, quien por el contrario radicalizó aún más las medidas socio económicas de su gobierno.
Y, fuimos testigos del transcurso de las protestas, y que muchos fueron asesinados por las fuerzas policiales y de seguridad, entre ellos menores de edad, en el marco de la represión ordenada por el gobierno para contener las manifestaciones.
Olga Fuchs
Caracas, 15 de enero de 2016.


Autoría de las fotos:
Jorge Silva / Reuters
Carlos García Rawlins / Reuters
Facultad de Filosofía y Letras Universidad Nacional de Tucumán, República Argentina.
Observatoriodeconflictos.org.ve
Diario1.com
Monitoreociudadano.org

miércoles, 23 de diciembre de 2015

¿Cómo avanzan los lobos?



¿Cómo avanzan los lobos?
Los ancianos y enfermos guían la manada, la que necesariamente anda a su ritmo y los enfermos no son dejados atrás. Luego van los fuertes, luego el resto; detrás va el más fuerte, el alfa, de ultimo, siguiendo el paso de los más débiles, en la retaguardia, observando y protegiendo a toda la manada. Comprendemos así que el líder, tiene una gran responsabilidad y eso no significa que debe ser un protagonista.
Mi deseo para esta Navidad y Año Nuevo 2016 es ¡Que todos nos cuidemos de esta forma!

How to move the wolves?
The elderly and sick lead the pack, which necessarily walk at their own pace and the sick are not left behind. Then go strong, then the rest; Go back stronger, alpha, Last, following the passage of the weakest in the rear, watching and protecting the whole herd. And we understand that the leader has a great responsibility and it does not mean it should be a problem.
My wish for this Christmas and New Year 2016 is Let us take care of all this!

Wie die Wölfe zu bewegen?
Die alten und kranken führen die Packung, die notwendigerweise in ihrem eigenen Tempo und die Kranken gehen nicht zurückgelassen werden. Dann gehen Sie stark, dann der Rest; Zurück stärker, alpha, Zuletzt, nach dem Durchgang der Schwächsten in der hinteren, beobachten und schützen die ganze Herde. Und zu verstehen, dass der Führer hat eine große Verantwortung, und es bedeutet nicht, es sollte kein Problem sein.
Mein Wunsch für dieses Weihnachten und Neujahr 2016 Wir kümmern uns um all dies!


Fotografía por Cesare Brai

sábado, 21 de noviembre de 2015

Teatro Romano de Málaga



El Teatro Romano de Málaga fue una edificación promovida por el emperador César Augusto en la ciudad de Málaga, denominada por aquel entonces Malaca, construida en el siglo I a. C., en el período de la Hispania Romana, al pie del monte llamado Gibralfaro y junto a la Alcazaba.

El centro de interpretación del Teatro Romano fue inaugurado en 2010, diseñado por el arquitecto Antonio Tejedor. Se trata de un prisma cuadrangular de acero, madera y cristal, en cuyas paredes externas se reproducen fragmentos de la Lex Flavia Malacitana, también conocida como Lex Malaca, un compendio de cinco tablas compuestas por estatutos jurídicos que pautan el paso de la ciudad federada romana Malaca a municipio de pleno derecho en el Imperio Romano. Este edifico sirve de introducción al mundo romano en general y al teatro romano en particular por medio de audiovisuales y piezas originales recuperadas en las excavaciones que se han realizado en el monumento.
Este monumento cobra vida de tanto en tanto, con puestas en escena contemporáneas. 
Y yo atino a decir: Gracias Roma. 

domingo, 15 de noviembre de 2015

Premiado el II Concurso Internacional de Escritura Creativa, mención dramaturgia.






Miguel Ángel González, por Él país de los cuerdos, ha sido premiado en el II Concurso Internacional de Escritura Creativa, mención dramaturgia.
El escritor madrileño, que ha ganado más de cincuenta premios en diversos géneros literarios, estuvo en Salamanca para recibir el galardón por su obra teatral “Él país de los cuerdos”.
En el acto, celebrado en el Colegio Mayor Fonseca de la Universidad de Salamanca, González el día 12 de noviembre de 2015, estuvo acompañado por Pilar Fernández Labrador de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, por los profesores Miguel Elías, María Ángeles Pérez López, Eva Guerrero y Alfredo Pérez Alencart, por el periodista Luis Miguel De Pablos de El Norte de Castilla y por los venezolanos Olga Fuchs y Miguel Ángel Maturén, representantes de ASOCIEC.

Se ha elegido Salamanca como lugar de entrega del premio por constituir esta ciudad un epicentro indiscutible de la cultura iberoamericana y también para continuar con el debido reconocimiento a Alfredo Pérez Alencart como excelente propulsor de la unión entre poetas de diversas nacionalidades.